Facebook Twitter Google +1     Admin

La historia no se puede reducir a ningún tipo de causalidad unívoca. Ello quita el protagonismo al sujeto de la historia que son los hombres. Tampoco se puede reducir a los grandes protagonistas de las historia, los grandes nombres. Estos son sujetos que estaban ahí en el momento justo y que canalizan todo un movimiento social. Hay tendencias en la historia, causalidad multívoca y responsabilidad y protagonismo de todos y cada uno de los hombres. Por eso no se podría hacer una historia estrictamente universal, porque necesitaríamos la historia de cada uno de los hombres. Los grandes nombres de la historia, para lo que nos sirven es para renunciar a nuestra responsabilidad y libertad. Lo mismo que ocurre con las teorías conspirativas de la historia. Nuestra debilidad nos lleva a la superstición y a la creación de héroes (o antihéroes) que asuman sobre sus espaldas toda la responsabilidad de determinadas circunstancias históricas.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris