Facebook Twitter Google +1     Admin

¿Son compatibles la sabiduría racional con la sabiduría mística?

Tus preguntas son tremendas. La verdad es que yo también me la hice en su momento. Al inicio de la carrera y opté por el saber racional. Supongo que, porque no tenía alternativa mejor. No se nos ofrece, a menos que seas creyente, un camino hacia la mística. Muchas veces he estado tentado, pero como soy ateo militante, practicante y con mucha fundamentación teórica, me es imposible, salvo el budismo. Pero vivimos en occidente. Luego…

Yo creo que sí se pueden tener las dos sabidurías. Cuando entiendes íntimamente que la sabiduría racional es parcial y que forma parte de un todo, por ejemplo. Creo que los griegos estaban más cerca de esto que nosotros. Aristóteles, los estoicos, los epicúreos, eran sabios y sabían cosas, pero su concepción del saber racional es muy distinta a la nuestra. Tiene que ver con la teoría pura que te lleva a la contemplación. Lo mismo el sabio Spinoza y, el mismo Eisntein que se inspira precisamente en Spinoza. Pero hoy en día el saber racional es fundamentalmente técnico y mediatizado por el poder político, económico y militar. Pocos investigadores puros quedan. Y menos que quedarán. Ya en mis tiempos de estudiante de bachiller los alumnos se preguntaban el para qué del conocimiento. No entendían que el conocer tiene el fin en sí mismo.

De todas formas, quizás el saber racional sea dar un rodeo, pero que te permite una comprensión del universo. Mientras que la vía mística se salta ese paso porque no es necesario, incluso puede ser contraproducente. Es curioso que, mientras más se sabe del cerebro más nos acercamos a las ideas que sobre el mundo tiene la mística. Me acabo de leer el último libro del neurofisiólogo Antonio Damassio “Y el cerebro creó al hombre” y puedes sacar la conclusión que acabo de decirte. La diferencia es que Damassio pretende saber en qué consiste la consciencia, la libertad y la autoconsciencia y cómo se explica esto a través de los diferentes modelos de funcionamiento del cerebro. Pero no aspira con ello a alcanzar la perfección intelectual. Esta escisión, un griego no la entendería. El propio saber es un camino de ascesis que te lleva a la perfección y el conocimiento adquirido es un objeto de contemplación del mundo. Somos, como decía el cosmólogo Carl Sagan “la voz en la fuga cósmica del universo.” Es decir, y esta es mi concepción filosófica panteísta: nuestro conocimiento es la autoconciencia del universo. No somos más que polvo estelar, surgido del big bang hecho consciente. Conciencia fragmentada, claro. Esto es lo mismo que el budismo pero con un tremendo sustrato matemático y empírico que lo fundamenta. Pero una vez que hemos llegado a la idea podemos contemplarla e iniciar el camino espiritual. Pero, como te digo, esto último a la ciencia no le interesa, aunque a científicos en concreto, sí, como Einstein o Sagan… en fin una aproximación de respuesta. La próxima más facilita, jaja.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris