Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema Reseña de Reflexiones de un escéptico.



Una segunda Ilustración

            Siempre he sido un firme defensor de la Ilustración y sus valores: libertad, igualdad y fraternidad. La Ilustración para mí es un proyecto inacabado. Al contrario de lo que piensan los posmodernos. Yo pienso que la razón es un eje principal para conocernos y progresar, no sólo tecnocientíficamente, sino ética y políticamente hablando. No caigo, de ninguna manera, en el mito del progreso. El progreso es sólo provisional. Lo que conseguimos son tablas de náufragos que podemos perder en cualquier momento. Ni la historia es lineal, ni existe un progreso automático. Por eso el proyecto ilustrado es un proyecto inacabado. Porque la razón que se intentó realizar fue una razón totalizadora. Con el germen de la violencia dentro. Absolutamente deshumanizada y antropocéntrica: explotadora de la naturaleza y de la mujer. Y por ello considero que es necesaria una segunda Ilustración que integre a la naturaleza y a la mujer, eliminando el antropocentrismo y limitando la razón poniéndola en juego con los afectos. La razón totalizadora es patriarcal, y es éste orden el que hay que revertir, por tanto violenta, competidora y jerárquica. Y que le viene como anillo al dedo al sistema capitalista que se ha generado a través de ella.

De modo que mi propuesta es una segunda Ilustración que plantea un cambio de paradigma, de forma de ver el mundo, de interactuar con la naturaleza y entre nosotros. Y este cambio de paradigma debe hacerse en tres niveles. El de la razón, el de la naturaleza y el de la mujer.

La razón debe ser limitada, no totalizadora. Nuestra capacidad de conocer el mundo por medio de la razón (la ciencia) es limitada y siempre provisional. La ciencia es la búsqueda de la verdad, no la verdad. De modo que el camino de la ciencia y del conocimiento es el camino de la provisionalidad. La razón totalizadora es engañosa, promete un futuro utópico que a la postre no es más que un infierno. Además, la razón, además de ser limitada va ligada a los afectos, sentimientos y emociones. No se puede entender una razón ética si no es una razón cordial, que nace de la capacidad de ponerse en el lugar del otro (empatía) y comprenderlo. Si la razón ético-política no es cordial, entonces cae en la instrumentalización de las personas y les quita su dignidad. En segundo lugar, tenemos la cuestión de la naturaleza. La razón ilustrada nace como el máximo dominio del hombre sobre la naturaleza, la explotación. Es la máxima expresión del patriarcado neolítico. Pues esta razón deshumanizada y sin sentimientos nos ha llevado a la eliminación de la naturaleza, a la barbarie, que contradictoriamente, llamamos civilización. El antropocentrismo debe ser sustituido por el ecocentrismo. Somos elementos de la ecosfera, productos de la evolución y en pie de igualdad con cualquier especie. Si no cuidamos de ella, no cuidamos de nosotros. No somos dueños y señores, sino servidores de la madre naturaleza. Y nuestra razón debe comprender esto y encontrar los límites naturales de nuestra relación con la naturaleza antes de que seamos absorbidos por ella, porque nunca destruiremos a la naturaleza, ésta dará lugar a unas condiciones en las que la vida humana, como hasta ahora, sea imposible. En tercer lugar queda el tema de la mujer, la feminidad, íntimamente relacionado con lo anterior. Por eso existe una filosofía ecofeminista. Vamos a ver, todo el desarrollo de la cultura occidental y el conjunto de mitos que la soportan, desde el neolítico para acá, incluyendo el mito de la razón ilustrada y del progreso de la humanidad, no es más que el triunfo de un sistema de producción y una ideología: el patriarcado. Y lo que el patriarcado ha desarrollado son los valores de la guerra, de la destrucción y de la represión de la afectividad que se expresaba primordialmente en la mujer y, específicamente, en la crianza. Y así fue durante milenios en el paleolítico. El patriarcado ha producido la diferencia entre hombres y mujeres y ha considerado a éstas, como a la naturaleza, como seres inferiores de los cuales se puede disponer a nuestro antojo. El orden familiar matriarcal en el que reinaban las relaciones afectivas. Basadas en nuestros sentimientos naturales de necesidad de compañía, caricias, ternura, amor materno, diálogo; porque por ello somos animales sociales, pues fue sustituido por el orden patriarcal. El de la fuerza, el poder, la violencia, la competencia. Y se les arrebató a las mujeres su papel central de reguladoras de la afectividad. Llegándose incluso a la contradicción de hoy en día de que la igualdad de hombre y mujer es sólo laboral y que, además, para que la mujer pueda mantener dicha igualdad ha de abandonar la crianza para no perder el trabajo y entrar en la sociedad competitiva patriarcal. Esto ha sido una perversión más de la razón ilustrada y de uno de sus productos: el capitalismo. Para terminar, entonces, lo que planteo es una segunda Ilustración que integre estos tres puntos como soporte de un nuevo paradigma y como alternativa ético-política y económica-social, a la barbarie en la que estamos cayendo. Siguiendo a Manuel Sacristán, lo llamaría el paradigma del cuidado.

Reseña en el periódico Hoy de Extremadura de mi último libro. Por el Catedrático de filosofía y académico D. Manuel Pecellín Lancharro. Muchas gracias y es todo un honor para mí.
PENSAMIENTO CRÍTICO

Según declara en su tremendo Ecce homo el siempre provocador Nietzsche, los escépticos son "los únicos filósofos honorables". No es raro que Viñuela (n. Villafranca de los Barros, 1963), cuya reivindicación de la actividad y enseñanzas filosóficas continúa indefectible, apele a la escuela helenista encabezada por Pirrón de Elis (360-270 a.C.) a la hora de titular este nuevo libro. Como en otros anteriores, recopila aquí materiales múltiples: aforismos, discursos, comentarios sobre acontecimientos de actualidad (insurrección popular en Egipto, derogación de la doctrina Parot, aprobación de la LOMCE, vallas de Ceuta y Melilla, repudios de la "casta", cuantificaciones de la crisis, recortes en sanidad o educación), reseñas bibliográficas, "diálogos" con diferentes pensadores, vivos o difuntos (Camus, Cioran, Savater, Chomsky, Zizek, L. Boff, M. Sacristán, entre los contemporáneos), reflexiones y debates, casi todos difundidos anteriormente en la página web filosofíadesdelatrinchera.blogia.com.
Pronto percibe el lector que estamos ante un escéptico muy especial, alguien cuyo autorretrato ideológico dice así: "Cada día me escoro más hacia los ilustrados radicales, los verdaderos ilustrados: materialistas, ateos, laicos, anticlericales, defensores de la razón contra toda superstición, demócratas y defensores a ultranza de la igualdad, la libertad y la fraternidad, no sucedáneos" (pág. 68). He aquí toda una declaración de principios epistemológicos y éticos (non son los únicos que propone), para cuya defensa insta a las posturas más radicales, incluida la insubordinación civil.
Según la etimología griega de la palabra, que Ortega y Gasset recordó tan oportunamente, el escéptico es un "buscador", vale decir, quien desconfía por principio de las tesis asentadas, los dogmas, las aserciones rotundas, y presenta enfoques distintos, nuevas perspectivas, planteamientos innovadores, convencido de que la realidad, tan poliédrica, y la capacidad cognoscitiva del hombre, tan limitada, invalidan los enunciados apodícticos, las proposiciones indiscutibles.
Viñuela, que conoce bien la refutación del escepticismo o, si se quiere, la disolución del problema escéptico realizada por Wittgenstein (véase la obra de éste Sobre la certeza), coincide con el austríaco en el interés por el lenguaje. El extremeño desconfía, con muy buenas razones, del que utiliza el Poder (económico, político, científico, religioso y de cualquier género) para mantener a las personas en una, casi siempre culpable, permanente minoría de edad, por decirlo con palabras de Kant. De ahí sus esfuerzos por deconstruir tantos discursos, palabrería si se quiere, bien habituales en los medios, la academia, el púlpito, la tribuna, las aulas, el ágora e incluso las barricadas.
No obstante, quien se dice escéptico esperanzado y antirelativista rotundo, no oculta su convencimiento sobre determinada cuestiones, reiteradamente recordadas con énfasis:
-No admite la separación entre ética y política.
-Esta segunda se hace en la calle (dada la corrupción del sistema de partidos).
-La filosofía debe tener puesto relevante en al enseñanza de nuestros jóvenes.
-El capitalismo es hoy un sistema en quiebra irrecuperable.
-Es imposible el crecimiento ilimitado.
-El pensamiento utópico se traduce siempre en tiranía.
-La historia carece de sentido intrínseco y determinado.
-Abandonar la teología y volver a los evangelios pude ser muy positivo.
-España no tuvo parte en la verdadera Ilustración.
-La tríada libertad igualdad y fraternidad constituyen la base de la moralidad.
-El régimen franquista estuvo viciado desde sus orígenes.
-Las urnas no constituyen per se ninguna garantía democrática.
-Corremos inminente peligro de retroceder hasta una nueva Edad Media.
-Solamente la isegoría (libertad de expresión), la autonomía y la isonomía (igualdad ante la ley) son los avales de la auténtica democracia (gobierno del pueblo).

Fragmentaria en su construcción, con lenguaje apasionado, reiterativa y coloquial en ocasiones, bien argumentada siempre, la obra del Dr. Viñuela confirma que los filósofos no deberían ser jamás considerados especie en extinción: contribuyen como pocos a mantener la conciencia vigilante, allí donde Machado situaba la cultura.

Juan Pedro Viñuela Rodríguez, Reflexiones de un escéptico. Villafranca de los Barros, autoedición, 2014.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris