Facebook Twitter Google +1     Admin

Madre mía el diálogo que se ha montado en tu muro a cuenta del artículo. La verdad es que estamos fatal, pero miedo me dan esa pandillas de utópicos que desconocen lo más básico de la evolución y la etología animal y humana, además de la historia. Y no sé, seguro que son profesionales, pero eso no garantiza nada, viven bajo un paradigma. Por ejemplo todos los antropólogos, psicólogos, sociólogos, viven bajo el paradigma del relativismo cultural que, al final se ha desplazado hacia el buenismo, encima mal interpretado de Rouseau, porque él no decía eso de ningún modo. Sus utopías son igual de peligrosas que la que vivimos hoy en día del capitalismo salvaje ultracompetitivo y la redención de la tecnociencia.

Me llevaba yo a uno de estos a un clan del paleolítico donde se ofrecían las doncellas a la diosa Gea para obtener los bienes de la tierra. Y en épocas de hambruna se comían a los más desvalidos. Y a los niños se les reñía y se les prohibía. De dónde han surgido entonces los tabúes, los miedos (inscritos genéticamente) los mitos y la religión, entre otras cosas. Vamos hombre es que es de risa. Parecen cuatro hippies de los años sesenta y sus típicas comunas, que al final acabaron en forma jerárquica, que para eso somos primates, joder. Miremos a los primates y a los lobos, por ejemplo y aprenderemos un montón sobre crianza y educación. ¿O no hemos visto nunca a un gorila reprender a su cría, igual que la ama, o a un lobo, o un perro doméstico, de la misma manera? Pues tenemos su misma conducta jerárquica, social y cazadora.

Claro que hay que acabar con la escuela, y con el curriculum único y con la enseñanza obligatoria, y con la unificación en el aprendizaje respetando los ritmos de maduración cerebral, que son universales, pero diversos. Pero nunca con el esfuerzo y la disciplina. Nada en el mundo de la cultura existiría sin la persistencia y el esfuerzo. Todos los genios de la historia lo han dicho alguna vez. Mozart en una carta se quejaba a su padre de que la gente pensaba que la música le fluía sola del cerebro y él decía que era el hombre que más tiempo le dedicaba a estudiar música al cabo del día, lo cual es cierto, como lo es de otro genio entre los genios, Einstein. El talento está en el culo. Decía, yo creo que queda claro. Y así todos. Que sientan pasión, que amen su disciplina, pues claro, sino no se dedicaban a ello.

Y hay un error en el artículo se confunde la enseñanza con la educación. Y se confunde la enseñanza, sólo con la primaria, no con la enseñanza media o la universidad. Pero es que no merece la pena. Si los de ahora son malos los que vengan serán peores. Porque en el fondo la educación es un sistema de control. No se dan cuenta estos utópicos que lo que quieren formar, con buenas intenciones, claro, son idiotas maleables.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris